Slider
Historias

Una historia llena de sabor y tradición

nieves_martin

Por Daniel Martínez

Desde hace unos 28 años, el señor Martín Ignacio Pichardo Rangel se dedica a elaborar y vender nieves artesanales en Santa Rosa Jáuregui, preservando una tradición familiar y brindándole un momento de alegría a sus clientes, quienes lo visitan en el puesto que coloca todos los días en el atrio del templo.

Casado con la señora Alicia Romero García, Martín indicó en entrevista que la tradición la inició el abuelito de su esposa, Don Toribio Romero; ahora, desde hace más de tres años, uno de sus hijos también se dedica a este noble oficio.

Para elaborar sus productos, la familia Pichardo Romero utiliza ingredientes de calidad, principalmente leche y frutas, a los cuales les agregan “el toque secreto” que hace que sus nieves, sobre todo de vainilla, limón, guayaba y coco, sean de las más solicitadas en Santa Rosa Jáuregui.

De acuerdo con este hombre emprendedor de 53 años, cuyo puesto es conocido como “Nieves Martín” o también “Nevado de Toluca”, “vender nieves en Santa Rosa Jáuregui es un buen negocio, no para hacernos ricos, pero sí para vivir e irla pasando”.

Con el buen ánimo que lo caracteriza, el cual contagia a las personas que se acercan a su puesto para comprar una nieve, Martín expresó: “No queda para un coche del año, pero sí para vivir”.

Dijo que los días domingo son los de mejor venta, pues se ha convertido en una tradición que las personas, al salir de misa, se acerquen a los puestos del atrio para comprar las deliciosas nieves.

Los clientes son de Santa Rosa Jáuregui y de las comunidades de la región, pero también llegan de la ciudad de Querétaro y otras cercanas, incluso visitantes de países como Estados Unidos y Corea han disfrutado del efímero postre.

Sin embargo, comentó que el Viernes Santo es el día que más nieve vende en todo el año, debido al calor de la temporada y a la gran cantidad de personas que se reúnen en el atrio y en la zona centro de Santa Rosa.

Además de vender en el atrio, “Nieves Martín” también realiza pedidos especiales para fiestas y reuniones, a donde acude con su carrito amarillo para mantener en óptimas condiciones el producto.

Es importante mencionar que durante la realización de la entrevista, Martín no dejó de despachar sus tradicionales nieves artesanales. Varias de las personas, quienes han sido sus clientes por varios años, felicitaron al “nevero” y disfrutaron su postre, el cual es servido en el barquillo de galleta que también elabora la familia Pichardo Romero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *