municipio 2
previous arrow
next arrow
Slider
Historias

Pasión por la danza y la música

lorena_banegas

Por Ivonne Hernández

Desde niña, Lorena Banegas sintió atracción por la danza; con el paso del tiempo, adquirió la formación académica que le permitió consolidar su pasión y, además, llevar una muestra del folklor mexicano a diversas partes del mundo. “En todos existe el potencial para hacer cosas extraordinarias”, expresó en entrevista.

María Lorena Banegas Olalde es, hasta el momento, la primera Licenciada en Artes Escénicas por la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), que la comunidad de Montenegro ha cosechado.

En 2008 se graduó como profesional de la danza contemporánea y desde entonces su trayectoria ha pasado por diversas transiciones, mismas que la han ayudado a posicionarse como una de las mayores exponentes y docentes de la danza folklórica en la región.

Entre sus ocupaciones laborales destacan la docencia en la Casa de Cultura Bicentenario con el taller de ballet clásico y la dirección del grupo infantil de danza folklórica “Ollin Yolotzin”, actividades en las que Lorena Banegas transmite su pasión por la danza a los más jóvenes de Santa Rosa Jáuregui.

Asimismo, forma parte del colectivo “Son la Cosecha” (música tradicional de Veracruz) y es bailarina del grupo “Aztlán” (música, danza y poesía prehispánica), donde ejerce su preparación como bailarina para el consumo cultural de los espectadores.

Su gusto por la danza se remonta a la infancia, incluso antes de su etapa de bachillerato, en la que al mismo tiempo que se instruía con la profesora Lourdes Suárez, organizaba a jóvenes de su generación para participar en los Inter-COBAQs de la época.

Recuerda que “los viernes teníamos un taller de danza folklórica en la primaria”, y desde ese momento sintió una gran fascinación por esta tradición mexicana.

Por tal motivo, entre los 16 y 17 años, “le pedí a la maestra Lulú que me enseñara los pasos y yo iba y se los enseñaba a mis compañeros del bachiller”, de tal manera que su periodo como aprendiz fue también el nacimiento de su faceta como instructora.

Tal hazaña le demandaba horas de inversión, “porque en ese tiempo resultaba maratónico ir a buscar donde tomar clases, pues aquí en Santa Rosa no era algo a lo que teníamos acceso… de hecho me tomaba todo el día ir hasta Colón con la maestra Lourdes, para después yo poder compartir lo que aprendía con mi grupo”, relató Lorena.

“En el bachiller también tuve dos maestros de danza, los hermanos Gerardo y Flor Cruz Oros, y con ellos descubrí que existía la danza contemporánea, pero donde ellos habían estudiado era bachillerato y para mí, en la recta final de educación media superior, ya no era conveniente un cambio de escuela, a pesar de la fascinación que sentí por esa modalidad de la danza”.

Una vez terminado el bachillerato, Lorena Banegas ingresó a la Escuela Normal del Estado, donde permaneció durante un año preparándose para educadora, “pero en ese año se abrió la Licenciatura de Artes Escénicas en la Facultad de Bellas Artes de la UAQ, y decidí cambiarme de carrera en la búsqueda de lo que me gustaba en realidad”, confesó la bailarina.

Ya en la carrera “tuve que esforzarme mucho para ponerme a la par de algunas del resto de las compañeras que llevaban una preparación desde la infancia en ballet, que era algo que te exigía la danza contemporánea… y pese a ese rezago en nuestra formación, otras compañeras y yo terminamos incluso mejor que algunas que sí estaban preparadas desde niñas”.

Logro que habla de la determinación que caracteriza a la maestra Lorena Banegas y que es la misma que la ha impulsado a continuar preparándose en diversas ramas de la danza, en especial la tradicional mexicana, con la que ha vivido experiencias inolvidables.

Como conocer varios países del continente europeo, ya que en “2013 tuve la experiencia de exponer en foros al otro lado del mundo… antes de eso yo pensaba que eso solo le podría pasar a otras personas, pero me doy cuenta de que en todos existe el potencial para hacer cosas extraordinarias”.

Pero antes de cosechar es imprescindible sembrar, tal como lo ha hecho Lorena Banegas en más de tres lustros de trayectoria como bailarina y docente.

Al tiempo que desarrolla las actividades antes mencionadas, Lorena Banegas se encarga de promover la danza como un estilo de vida integral, pues considera que no solo se limita a ofrecer beneficios físicos, sino de la toma “de conciencia sobre las partes de su cuerpo y del crecimiento emocional que traen consigo”.

Además, considera que la cultura y el deporte son fundamentales en las primeras etapas del desarrollo humano, sobretodo “en nuestra comunidad, donde hemos visto que son más accesibles las drogas y las malas compañías que cualquier disciplina formativa extraescolar”.

Por eso, uno de sus mayores sueños es que exista un Centro Cultural en su natal Montenegro, así como en el resto de las comunidades de la delegación Santa Rosa Jáuregui, “donde podamos apoyar, de cierta forma, a los padres que trabajan jornadas extensas, para que se sientan con la tranquilidad de que sus hijos no pueden caer en malos hábitos”.

Finalmente, Lorena invitó a los jóvenes a darle una oportunidad al arte y a los deportes para mejorar sus vidas, “porque no solo será una forma de mantenerse sanos, sino que ayudará a forjar su carácter en cualquier área de sus vidas”.

“Como siempre les digo a mis alumnos, no es necesario que se conviertan en bailarines profesionales, pero nunca dejen de bailar por salud física y mental”, puntualizó Lorena Banegas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *