Slider
Historias

Quiere volar muy alto

raquel_futbolista

Por Ivonne Hernández

Raquel Bárcenas Rodríguez, joven futbolista de la comunidad de San Miguelito que forma parte de las fuerzas básicas del Club América Femenil, quiere volar muy alto con su equipo y, con el paso del tiempo y gracias a su esfuerzo, “algún día pertenecer a la Selección Nacional y representar a mi país en eventos internacionales”.

Hace algunos días, Raquel estuvo en el Centro de Desarrollo Comunitario para jugar con uno de los equipos que la vio convertirse en una promesa del futbol femenil en México: Carnitas Mary, escuadra campeona de la Liga de Futbol Femenil de Santa Rosa Jáuregui.

Durante la entrevista, la futbolista adolescente confesó que el proceso para llegar a donde está no ha sido fácil, pues ha tenido que posponer sus estudios académicos para concentrarse en aprovechar la oportunidad que le ha ofrecido uno de los equipos más representativos del futbol mexicano.

Sin embargo, no descarta la posibilidad de algún día ser “diseñadora grafica o informática, pues me gusta ese tema de las computadoras y procesos de información”, explicó Raquel.

De sus primeros contactos con el deporte favorito a nivel mundial, recordó que “a los seis años, más o menos, yo veía jugar a mi padre y hermano -en lo que se denomina futbol llanero- y los acompañábamos a los partidos… ahí nació mi pasión por este deporte”.

Posteriormente, “comencé a jugar en algunos equipos de futbol infantiles, pero en ese entonces no había niñas más que yo, y los profes como que no estaban muy convencidos de mi participación”, por lo que le resultó aún más difícil iniciarse como futbolista infantil.

Y no fue hasta que “en una final, donde jugaba para una escuela filial de Gallos Blancos, anoté el penal que le dio la victoria a mi equipo, que el entrenador me miró como un jugador como cualquier otro y digno de participar activamente dentro de los enfrentamientos. En ese momento yo tenía ocho años, aproximadamente”.

Tiempo después, Raquel decidió dejar de entrenar y jugar para ese equipo, y “a los 13 años comencé a participar en equipos inscritos a la Liga de Futbol de Santa Rosa Jáuregui, donde era compañera y contraria de mujeres adultas”, de las que aprendió que el futbol no tiene género y que hombres y mujeres pueden jugarlo siempre y cuando se respeten sus reglas.

Una vez dentro de la liga femenil, las oportunidades de avanzar en este deporte comenzaron a presentarse, la primera “fue jugar en el equipo Toros Querétaro, y fue gracias a Marijó Bastida Villegas que me vio jugar y me recomendó”.

Una vez jugando con ese equipo, Antonio Gómez pudo notar el empeño y talento que poseía Raquel para jugar al balonpié y le ofreció unirse a las Fuerzas Básicas del América Femenil, pero para ello debía trasladarse a la Ciudad de México.

Esfuerzo en el que la joven promesa del futbol femenil ha estado acompañada en todo momento por sus padres, los señores Rogelio Bárcenas Hernández y Guadalupe Rodríguez Hernández, originarios de la comunidad de San Miguelito, quienes la motivan y apoyan constantemente para que pueda alcanzar sus metas en el futbol.

Uno de sus más grandes anhelos, indicó Raquel, es “algún día pertenecer a la Selección Nacional Femenil y poder representar a mi país en eventos internacionales o mundiales de futbol”.

Al concluir la entrevista, Raquel Bárcenas aprovechó la oportunidad para agradecer “a todos y cada uno de los que han estado involucrados en mis avances dentro del futbol, a mis compañeras del equipo en Carnitas Mary, en Toros Querétaro y del América, así como a los entrenadores, directivos, visores, y en especial a mi familia, porque sin ellos esto sería un poco más difícil de conseguir”.

A los jóvenes de Santa Rosa Jáuregui los invitó a que “sea cual sea su meta en esta vida, no la abandonen por difícil que parezca, y a que aprovechen las oportunidades que se vayan presentando, ya sea en el deporte, el arte o la escuela”.

Tal como lo ha estado haciendo ella a su corta edad -16 años-, dejando en claro que las niñas también pueden jugar futbol…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *