Slider
Historias

Retomó oficio de quesero para mantener a su familia

historia_erasmo

Debido a la pandemia por el nuevo coronavirus, Erasmo De Anda Micouchea perdió el empleo en la empresa donde trabajaba y el ingreso por organizar torneos de basquetbol, por lo que para mantener a su familia retomó un oficio que heredó de su abuelo y su padre: elaboración y venta de quesos.

Mientras caminaba por las calles de Santa Rosa Jáuregui junto a su carretilla donde transporta diversos tipos de quesos, como ranchero, panela y oaxaca, así como requesón y crema, productos que ofrece en las casas de clientes potenciales, entrevistamos a Erasmo sobre su situación, pero principalmente sobre el redescubrimiento del viejo oficio.

Indicó que el 20 de abril fue descansado por la empresa donde laboraba, la cual se ubica en el Polígono Empresarial Santa Rosa; 15 días después, el 5 de mayo, recibió su liquidación definitiva debido a la crisis económica derivada de la pandemia por el nuevo coronavirus.

Señaló que solo unos días después del 20 de abril, motivado por su padre Erasmo De Anda Guillén, comenzó a elaborar quesos, un oficio que realizó desde los 10 y hasta los 27 años, cuando se casó y buscó otro empleo. Dos décadas después, el oficio que heredó de su abuelo y su padre le ha permitido subsistir y cubrir los gastos de su casa.

“Me motivó la falta de trabajo, tengo esposa y tres hijos que mantener”, expresó Erasmo, quien reconoció que al principio se sintió inseguro de salir a la calle a ofrecer los productos derivados de la leche, sensación que ha desaparecido, pues “la gente me ha recibido muy bien al tocar a sus puertas”.

Dijo que para elaborar los quesos tipo ranchero y panela dedica entre cuatro y cinco horas al día, mientras que a vender invierte de tres o cuatro horas, de lunes a sábado, pues los domingos se dedica a entregar pedidos especiales. Los ingresos que obtiene le permiten pagar los servicios y la despensa básica, subrayó.

Para concluir la entrevista, Erasmo manifestó que independientemente de que surja una oportunidad de trabajo y de retomar las actividades en el basquetbol, seguirá elaborando y vendiendo quesos. “Hoy me siento feliz de regresar a hacer el oficio que me enseñó mi papá”, puntualizó.