Slider
Historias

El pulque, bebida ancestral que ha superado el paso del tiempo

historia_pulque

Por Ivonne Hernández

El pulque, bebida ancestral de origen prehispánico que se elabora a partir de la savia del maguey, ha logrado superar el paso del tiempo, como lo demuestra el señor José Antonio Sánchez, un hombre de campo de la comunidad de Cerro de la Cruz, quien todavía lo prepara para vender.

Cada día por la tarde, antes de que se apaguen los últimos rayos del sol, Don José Antonio atraviesa las milpas de la zona abordo de su burro, llamado “Comandante Limón”, para llegar a dos magueyes de los cuales extraé el aguamiel, la materia básica para elaborar el pulque.

Con la experiencia acumulada con el paso de los años, el señor José Antonio llena un recipiente de aproximadamente 10 litros con el dulce líquido, que gracias al proceso de elaboración y fermentación se convertirá en pulque, una bebida considerada como “el elixir de los dioses”.

El ritual cotidiano en las tierras de cultivo de la región lo sigue al pie de la letra en cada uno de los magueyes, una vez “quebrados”, durante dos o tres meses, tiempo estimado que tardan en secarse por completo las plantas, las cuales son suculentas de origen mexicano (agave salmiana).

Para Don José Antonio, esta actividad representa una importante fuente de ingresos y es además una muestra de su paciencia, “pues para que una planta de maguey esté lista para dar aguamiel -y posteriormente fermentar en pulque-, deben pasar de 10 a 12 años desde su plantación”, explicó el tlachiquero en entrevista.

Ya sea para disfrutar de la fresca aguamiel o el “medicinal” pulque, las personas se pueden dirigir a Cerro de la Cruz, comunidad de la Delegación Santa Rosa Jáuregui, donde el señor José Antonio Sánchez continúa elaborando esta tradicional bebida, regalo de los dioses prehispánicos, que permanece vigente hasta hoy.