JVC: Rimas con causa

Por Ivonne Hernández / Foto de Archivo

Julio César Vázquez Martínez, mejor conocido como Julio Vázquez Carnal (JVC), es uno de los exponentes del rap más prometedores de Santa Rosa Jáuregui, entre sus letras destacan Ya no soy el mismo, El arquero, Los leones con los leones, Los malditos carniceros, y otras tantas en colaboraciones como La calle me enseñó, No ocupamos y algunas más.

Él es originario de Netzahualcóyotl, Estado de México, pero como la mayoría de los avecinados aquí se ha encariñado con esta tierra, de tal manera que se ha comprometido en trabajar para destacar el nombre de Santa Rosa Jáuregui, al mismo tiempo que forja su legado.

JVC se ha destacado en el género musical del rap, “desde los 13 años comencé a escribir, pero en ese entonces era más bien un estilo reguetón porque era lo que sonaba, ya sabes, me inspiraba en artistas como Daddy Yanqui y otros que escuchaba, tiempo después tuve la inquietud de grabar mis canciones, pero los costos eran muy elevados y pues yo era estudiante de secundaria y no tenía cómo pagarlo, así que abandoné esa idea por mucho tiempo”, explicó el compositor.

No fue sino hasta “como a los 20 años que escuché una canción que se escribió para un amigo que había sido asesinado, era una muy buena producción e indagué para saber quién la había hecho, me sorprendió enterarme que la casa donde se grabó estaba a unas cuadras de la mía y decidí ir a buscar a Thumbyess Edit Producción, que está a cargo de Ángel Pérez, pero todos le decimos Thumbyess”.

Dos semanas después “yo ya estaba grabando en el estudio de Thumbyess en una colaboración que hice con mi compa ‘Chaco’, esa canción la pusimos en el cumpleaños número tres de mi hija y fue la primera vez que mi familia me pudo escuchar en una grabación más profesional… después escribí una canción con dedicatoria para mi esposa y el Thumbyess me ayudó a hacer los arreglos necesarios y quedé muy contento con los resultados, desde ese entonces y a la fecha seguimos trabajando juntos”, explicó JVC.

Cierto día “en una de las reuniones en el estudio de Thumbyess, conocí a un ex integrante de ‘Santa Grifa’, que en ese entonces vivía en mi colonia, con quien escribí algunas canciones, pero por uno y otro motivo nunca llegamos a grabar y actualmente ya no tengo contacto con él, pero me dejó a otro gran amigo y patrocinador, que es el Memo’s Shop”.

Otro de los fenómenos que el rap desató en la vida de Julio Vázquez fue “Los Suicidas” (nombre que se le dio a la agrupación derivado de una idea de quitarse la vida que JVC tuvo durante su adolescencia), dupla que hizo en compañía de El Bollo, con quien tuvo la oportunidad de pisar escenarios junto a grandes exponentes de la industria a nivel nacional.

Esto se dio luego de que “asistí a un evento privado para ver a ‘Santa Grifa’, donde unos de mis compas abrirían el show, pero uno de los integrantes no llegó a tiempo y tuve que salir a la escena; después de eso, uno de los organizadores me invitó a más eventos, en los que más que por la paga, asistimos por la experiencia de compartir escenarios con raperos de renombre nacional”.

“Los Suicidas” fue una etapa breve para Julio Vázquez, “así como se incendió se apagó, ya que por falta de tiempo y por otros intereses dejamos de asistir a los eventos que nos llamaban. Fue tanto el alcance que tuvimos en ese momento, que nos encontramos incluso a la par de ‘Santa Fe Klan’, ellos actualmente están en la cima del éxito, cosa que me da mucha alegría y esperanza, porque considero que así como a ellos, algún día me llegará mi oportunidad y pienso estar listo para ello”.

De algún modo u otro, “la vida ha sido generosa conmigo, después de que ‘Los Suicidas’ dejaran de sonar, en un evento multidisciplinario que se realizó en Santa Rosa Jáuregui conocí a Ángel Alvarado, con quien he trabajado mano a mano, ya sea en el aspecto artístico o de labor social, como le gusta a él”, confesó JVC.

Otra de las experiencias que Julio Vázquez ha vivido gracias al rap, fue “la invitación a un evento en Cuba, un organizador del evento me contactó y pidió presupuesto para que nos presentáramos como el show estelar, estaba dispuesto a ir si nos pagaban los vuelos redondos a mí y mi equipo, lamentablemente no logramos llegar a un acuerdo que nos conviniera, por lo que decidimos no asistir, pero me quedé con la satisfacción de saber que fuera del país están sonando algunas de mis canciones”.

De igual manera pasó cuando un día, a su servicio de mensajería en Facebook, llegó un texto en el que “un supuesto integrante del crimen organizado me pedía que le escribiera una canción en la que contara su vida, pero junto con mi equipo decidimos no involucrarnos, pese a la fuerte suma de dinero que ofrecía”.

Y el principal motivo por el cual JVC quiso mantenerse al margen, fue porque “con mis rolas pretendo hablarles a los jóvenes acerca de las dificultades, los retos y los problemas que trae consigo la vida en las calles, yo hablo de las malas experiencias tanto de las drogas, la violencia y de las bandas no para instar a eso, sino para que se den cuenta de que no dejan nada bueno”, explicó.

Actualmente Julio Vázquez se dedica a trabajar para dar sustento a su familia y un buen ejemplo a sus dos hijos, y continúa escribiendo y grabando rimas con causa que dejen un mensaje positivo entre los que las escuchan.

Finalmente aprovechó la oportunidad para “agradecer a toda la gente que me regala un play en cada rola que saco y que comparte mi música, a mi productor Thumbyess Record’s, a mi productor de video, W Martínez, a mis patrocinadores Ángel Alvarado, Boss de The Beast Training Center, y Guillermo Gutiérrez de Memo’s Shop, a todos ellos por estar al pendiente apoyando en cada proyecto, en cada rola”.

“Pero en especial agradecer a mis padres, a ellos les debo mucho y espero tener vida para pagarles; a mi esposa por soportarme y aguantarme tantos malos ratos, espero también algún día poder pagarle lo tanto que ha hecho por mí, de corazón mil gracias: De mi música olvidada encontrarán inspiración y yo estaré ahí. Eso se llama ser eternos”.

También envió un mensaje a la juventud: “Tú eres el dueño de tu destino. Una mala decisión y puedes perderlo todo, pero para llegar a ser grande tienes que tomar buenas decisiones todos los días”.

“Metas y sueños toda la gente tiene, y el estudio no te garantiza el éxito, el esfuerzo y la constancia sí. No quiero decir que estudiar sea malo o que no lo hagan, simplemente que no se crean ese pensamiento de ‘mis papás me dijeron que tenía que estudiar, pero nunca me dijeron que tenía que trabajar”. Lo que hagas aquí y ahora resonará en la eternidad”, puntualizó Julio Vázquez Carnal.